domingo, 17 de mayo de 2015

Conan






El Hechicero (en el prólogo del film): En aquellos tiempos, cuando los oceanos separaron el Atlantis, y surgió el amanecer de los soles de Aries, hubo una época increible en la que Conan estaba destinado a llevar la joya de la corona de Aquilonia sobre unas tierras en peligro. Sólo los suyos fueron los que muy particularmente pudieron contar su saga. Yo quiero contar todo sobre aquella época de suma aventura...

El Hechicero: Las cenizas cubrían toda la tierra y la sangre se convertía en nieve, quien sabe para qué vinieron... para robar o para asesinar, nunca se sabrá. Venían cuando todo estaba cubierto por la oscuridad y los niños dormían sin saber de peligros. Nunca pensaron que mi señor sobreviviría a aquella matanza y llegaría a mayor de edad...

El Hechicero (hablando del aprendizaje de Conan): Ya no le importaba, la vida y la muerte le daban igual. Tan sólo las nubes estarían allí para recibirle con esplendor y gloria. Empezó a comprender cual era su verdadero poder. Llegó un momento en que sus victorias no pudieron ser sumadas fácilmente, fue llevado al Este donde los mejores maestros le enseñarían los más profundos secretos. El lenguaje y la escritura fueron puestas a su alcance, la poesía de Khitai, la filosofía de Sung... también conoció el placer de las mujeres, le concedían aquellas más delicadas y agraciadas. Pero, siempre y por encima de todo, estaba la disciplina del acero.

General Mongol: Yo temo que mis hijos jamás lleguen a comprenderme pero nuevamente hemos ganado, está bien !! Pero, ¿ qué es lo mejor de la vida?
Mongol: La extensa estepa, un caballo rápido, halcones en tu puño y el viento en tu cabello...
General Mongol: Mal !! Conan !! ¿ qué es lo mejor de la vida?
Conan: Aplastar enemigos, verles destrozados y oir el lamento de sus mujeres !!
General Mongol: ¿ Habeis oido ? Eso está bien !!

Conan: ¿A qué dioses rezas ?
Subotai: A los Cuatro Vientos, ¿y tú?
Conan: A Crom... pero le rezo muy poco. No me escucha.
Subotai: Ja, ja, ja, ¿entonces para qué te sirve?, es lo que yo siempre he dicho.
Conan: Si muero, tengo que comparecer ante él, me preguntará cual es el secreto del acero. Si no lo sé, me echará de Valhalla y se reirá de mí. Así es Crom, ¡ fuerte en su montaña !
Subotai: Mi Dios es más fuerte.
Conan: Ja, ja, ja, Crom se ríe de los Cuatro Vientos. Se ríe desde su montaña.
Subotai: Mi Dios es más fuerte ¡¡ es el cielo eterno, tu Dios vive bajo él...

Rey Osric: Mientras hablamos, mi hija viaja hacia el Este, hacia Thulsa Doom y su montaña de poder. Ella ha de ser suya...
Llevaos cuanto podais pero devolvedme a mi hija. ¡ Aquí hay más, mucho más ! ¡ Suficiente para convertiros en reyes !
Llega un momento, ladrones, en que las joyas dejan de brillar, en que el oro pierde su brillo, el salón del trono se convierte en prisión, y en que todo lo que queda es el amor de un padre hacia su hija...

El Hechicero: Los hijos de Doom enseñaron a mi señor el camino hasta la montaña del poder. Le dijeron que tirara su espada y volviera a la tierra. Ya habrá tiempo para que retorne a la tierra para la tumba !!!

Thulsa Doom: En otro tiempo, muchacho, yo buscaba el acero, el acero significaba para mí más que el oro o las joyas.
Conan: El enigma del acero...
Thulsa Doom: Sí... tú sabes lo que es, ¿ verdad muchacho ?, ¿ te lo digo ?, es lo menos que puedo hacer... el acero no es fuerte, muchacho, la carne es más fuerte... anda mira... allá, en las rocas, esa hermosa muchacha... ven a mí muchacha, ven... (la joven se lanza al vacío) ¡ esto es fuerza, muchacho !, ¡ esto es poder ! la fuerza y el poder de la carne, ¿ qué es el acero comparado con la mano que lo maneja ?, fíjate en la fuerza de tu cuerpo, el deseo de tu corazón, ¡ eso es lo que te doy !



Valeria: Si yo estuviese muerta y tú luchases por tu vida, volvería de las tinieblas, del abismo del infierno, para luchar a tu lado.
Thulsa Doom: Ahora sabran por qué temen a la oscuridad. Ahora sabran por qué temen la noche...
El hechicero: ¿ Por qué lloras ?
Subotai: Él es Conan, el bárbaro, él no llorará, yo lloro por él...

Conan: Crom, jamás te había rezado antes, no sirvo para ello. Nadie, ni siquiera tú recordarás si fuimos hombres buenos o malos, por qué luchamos o por qué morimos. No... lo único que importa es que dos se enfrentan a muchos. Eso es lo que importa. El valor te agrada, Crom, concédeme pues una petición, concédeme la venganza. Y si no me escuchas....vete al infierno !!!.


-Gracias a Nestor Company, de "El Cine de Hollywood", por la recopilación de las mejores frases de la mítica película "Conan el Bárbaro"-

- Y agradecimientos eternos a Nagas por el escaneado -Thanks!!-

Mirrors:


1 comentario:

  1. y gracias a ti por ponerlo aqui para que lo disfrutemos ;)

    ResponderEliminar